Nos especializamos en el control y seguimiento de tu embarazo y contamos con Ultrasonidos 4D y 2D para monitorear la salud de tu bebé.

Nos especializamos en el control y seguimiento
de tu embarazo y contamos con Ultrasonidos 4D y 2D
para monitorear la salud de tu bebé.

GARANTÍA DE SATISFACCIÓN

Si por algo no quedas 100% satisfecha con tu consulta, te ofrecemos una nueva consulta sin costo.

¡Te encantarán nuestras instalaciones!

Víctor y Ximena vieron a su bebé en un Ultrasonido 4D.

¡Mira su reacción!

¡Ahorra hasta $8,000!

En consultas, estudios, otros servicios importantes
durante tu embarazo.

Nuestras sucursales

Encuentra nuestra sucursal más cercana a ti:

Pachuca

Blvrd Luis Donaldo Colosio 5205, Arboledas de San Javier
CP. 42084
Pachuca de Soto, Hidalgo.

SERVICIOS
Embarazo
Ginecología
Pediatría
Ultrasonidos 4D
Dermatología

Puebla

Av. Juárez 2301, Zona Esmeralda
CP. 72090
Puebla, Puebla.

SERVICIOS
Embarazo
Ginecología
Pediatría
Ultrasonidos 4D
Dermatología

Preguntas frecuentes

El ultrasonido 2D o también llamado ultrasonido sencillo, es el más común en nuestro entorno. Se realiza para temas ginecológicos o para el seguimiento de un embarazo. Este ultrasonido es una técnica de diagnóstico a través de ondas sonoras de alta frecuencia que muestra imágenes de órganos internos (bebé, placenta, útero, ovarios y trompas de Falopio) en un monitor en tiempo real determinando aspectos generales.

Durante la prueba el ginecólogo pasa por tu vientre un instrumento del tamaño aproximado de un micrófono de mano que emite ondas sonoras dentro del cuerpo, mismas que rebotan en órganos y tejidos al transductor creando imágenes. Cuando estás embarazada estas ondas atraviesan el útero y rebotan contra el bebé sin dañarlo, permitiéndonos ver su figura, posición y movimiento.

Este ultrasonido es el ideal para llevar tu control prenatal con nosotros y realizártelo mes con mes. En caso contrario, si llevas tu embarazo con un médico externo y necesitas un reporte por escrito para que tu médico de confianza lo valore, lo más recomendable es realizarte un ultrasonido especializado como el 11-14, Estructural o la Flujometría en los cuales se te entrega un reporte especifico por escrito.

Este ultrasonido 4D es para quienes desean ver las primeras fotos de su bebé, pero no requieren de ningún reporte médico específico. Se recomienda entre las semanas 30 y 34, pues para entonces ya estará casi completamente formado y se podrá ver su carita. Después de estas semanas ya es complicado ver la carita, porque entre más grande es el bebé, disminuye el líquido amniótico y el espacio, dificultándonos la oportunidad de lograr verlo de manera adecuada.

El ver a tu bebé estando en tu pancita es una manera muy bonita de recordar esta maravillosa etapa y en un futuro enseñarle a tu hijo(a) cómo se veía cuando estaba dentro de ti.

Lo más recomendable es realizarse el estudio de Flujometría + 4D, que incluye todo lo aquí mencionado más el reporte de flujometría donde se puede analizar el flujo sanguíneo de arterias y venas para corroborar el buen desarrollo del bebé. Además de detectar posibles defectos de nacimiento.

Como su nombre lo dice, es recomendado entre las semanas 11 y 14 de gestación, o bien, para el primer trimestre de embarazo.

Este ultrasonido es en 2D, arrojándonos imágenes en blanco y negro. Nos permite identificar adecuadamente el corazón del bebé; se corrobora de forma más exacta el número correcto de semanas del embarazo y se identifica si es un embarazo único o gemelar.

Los objetivos más importante de este estudio son:

Ver la presencia de hueso nasal. Si no se detecta hueso nasal en el bebé para este número de semanas, aumenta el riesgo de que se presenten anormalidades cromosómicas.

Mide el tamaño de traslucencia nucal. Es decir, que el especialista en medicina fetal mide el grosor de la nuca ya que durante estas semanas el cuello del bebé es aún transparente y se puede identificar la cantidad de líquido presente en la nuca del bebé.

Cuando existen anomalías cromosómicas, malformaciones o síndromes genéticos la cantidad de líquido en esta zona suele ser mayor, haciendo que la nuca parezca más ancha.

Confirma la edad gestacional del bebé, midiéndolo desde la parte superior de la cabeza hasta las pompas para verificar que tiene el tamaño adecuado para su edad.

Se hace una revisión anatómica detallada del bebé en donde se evalúa cráneo y cerebro, tórax y posición del corazón, abdomen y cordón umbilical.

Estos son aspectos que nos ayudan a diagnosticar y determinar el riesgo de padecer Sindrome de Down, problemas esqueléticos e incluso enfermedades del corazón.

ste ultrasonido se realiza entre las semanas 18 y 25 de embarazo. En este estudio podremos observar el crecimiento del bebé y su desarrollo estructural, por lo tanto, nos da la oportunidad de saber si es niño o niña.

El ultrasonido Estructural analiza:

Cabeza. Se mide la circunferencia de la cabeza y el diámetro biparietal para detectar posibles hidrocefalias, de igual forma se puede ver la integridad de huesos, puente nasal y detectar problemas como el labio y paladar hendido.

Espina Dorsal. Se revisa que la espina se esté formando adecuadamente; que esté completamente cubierta de piel y que las vértebras se estén alineando adecuadamente, además de asegurarse que el bebé no tenga problemas como espina bífida.  

Pared abdominal, estomago, riñones, vejiga y extremidades. Se revisa la formación y el buen funcionamiento de cada uno de estos órganos vitales, verificando que su crecimiento sea correcto.

Corazón. Se examina para ver que las cuatro válvulas del corazón de tu bebé estén funcionando y bombeando correctamente.

Posición de la placenta, cordón umbilical y líquido amniótico. Estos 3 elementos necesitan un buen funcionamiento para que tu bebé pueda sobrevivir. El estudio sirve para monitorear cada una de ellos y en caso de que haya alguna anomalía, al detectarse a tiempo, tu ginecólogo podrá tomar medidas preventivas.

Además de contar con médicos especialistas en materno fetal, Reina Madre cuenta con el equipo de tecnología avanzada y segura para poder realizarte este estudio que más que mostrar imágenes o fotitos del bebé, es un estudio a profundidad que sirve para valorar y dar seguimiento a tu salud y la del bebé.

 

Se realiza en el último trimestre y específicamente entre las semanas 30 y 34 de embarazo. Por las condiciones en las que te encuentras, el líquido amniótico y el tamaño del bebé dejan observarlo mejor y permite ver el flujo sanguíneo de las arterias, venas y cavidades del corazón del bebé para corroborar su funcionamiento. También se puede determinar el flujo sanguíneo que hay a través del cordón umbilical y asegurarse que el bebé esté recibiendo la cantidad de nutrientes y oxígeno necesario para su desarrollo.

Un factor que caracteriza a este estudio es que la imagen del bebé es más real y de mejor calidad, pues sus rasgos ya están definidos y podrás ver por primera vez su carita, como mueve sus dedos, brazos y piernas.

La importancia de la Flujometría, independientemente de ver a detalle la carita y rasgos del bebé desde diferentes ángulos, es que ayuda al médico a observar ciertos defectos de nacimiento como el labio leporino, paladar hendido y padecimientos como el bajo implante de las orejas o el pie equino varo para planear el procedimiento a tratar después del nacimiento.

Aclara todas tus dudas sobre embarazo en nuestro Blog y Video Blog:

Aclara todas tus dudas sobre embarazo
en nuestro Blog y Video Blog:

Enviar mensaje